Palabras para la reflexión, por Mario Fernández Alameda.

 

Sobre la terapia Gestalt y la formación de

Profesionales de la relación de ayuda
 Counsellor 
Gestalt 
en el Instituto Gestalt Counselling.

 

Por: Mario Fernández Alameda,
Director del Instituto Gestalt Counselling.

 

En nuestra escuela, el Instituto Gestalt Counselling, cada futura/o terapeuta o Counsellor aprende a reactivar sus recursos y también a entenderse con sus propias dificultades y ansiedades y es así que desaparece la necesidad de dirigir y de controlar, de tener que presentarse como el que sabe o como el que ve y en su lugar ofrecer con calidez y con firmeza un espacio psicológico y también un espacio real donde ofrecer a sus futuros clientes la casa, el lugar donde aprender de sí mismos, donde reactivar sus recursos y potencialidades dormidos. Un lugar donde el síntoma tiene sentido y se aprende a entendérselas con el miedo, la rabia o el dolor como parte de la vida. Un lugar donde ofrecer a sus clientes la esperanza de vida que ha aprendido a cultivar para sí mismo. Las bases de la Gestalt son el aquí y el ahora, lo obvio y la toma de consciencia ("darse cuenta") de lo que hacemos realmente en nuestras vidas, cómo lo hacemos y qué es lo que queremos o necesitamos en realidad y cómo podemos conseguirlo. La Terapia Gestalt es un enfoque holístico de la Experiencia Humana, asume la tendencia innata a la salud, la integridad y la plena realización de las potencialidades latentes, promueve la propia responsabilidad de los procesos en curso y la conciencia sobre las propias necesidades y su satisfacción. Cambia el "por qué" por el "cómo", otorgando perspectiva y orientación. Utiliza técnicas vivenciales, el experimento y el laboratorio. Antepone la espontaneidad al control; la vivencia, a la evitación de lo molesto y doloroso; el sentir a la racionalización; la comprensión global de los procesos a la dicotomía de los aparentes opuestos.

La Terapia Gestalt es considerada una filosofía de vida en la cual la persona asume los valores de auto-respeto, auto-responsabilidad sobre todo lo que siente, piensa y hace; honestidad y desarrollo con los pies bien firmes en la tierra, relacionándose con los demás y con su entorno de forma abierta y madura.

La Gestalt representa un encuentro sincero contigo mismo, un encuentro entre tú y tú, cara a cara sin que nada de ti tenga que ser reprochado, juzgado ni desterrado. Un encuentro que en base a reconocerse, integra y transforma. Un encuentro con tus verdades que te permitirá relacionarte con lo diferente y diverso de otros. Un encuentro con tus recursos y tu potencial de vida, en una escuela que es cuidadosa de respetar la posición existencial de cada uno y que es altamente eficaz para tratar con el malestar y desorden psicológico.